¿Qué es la sexualidad?

Si uno de nuestros objetivos es facilitar y proporcionar educación sexual a quien la busque o la desee, resulta necesario que aclaremos qué es la sexualidad. Hemos acudido a varias fuentes distintas para profundizar en el concepto.

Una los primeros que citaremos para llegar a un entendimiento de la sexualidad son a Master y Johnson. Ellos nos dicen que: “Todos los individuos tienen sentimientos, actitudes y convicciones en materia sexual, pero cada persona experimenta la sexualidad de forma distinta, porque viene decantada por una perspectiva sumamente individualizada. Se trata, en efecto, de una perspectiva que dimana tanto de experiencias personales y privadas como de causas públicas y sociales. No se puede comprender la sexualidad humana sin reconocer de antemano su índole pluridimensional”.

Nos parece fundamental que estos expertos subrayen la “índole pluridimensional” con la que la sexualidad cuenta. Ellos continúan explicándonos que ésta “impregna el arte y la literatura de todas las épocas. Conviene precisar que las religiones, teorías filosóficas y códigos legales ‒tendentes todos ellos a configurar y ordenar la conducta humana‒ han intentado, por sistema, establecer normas y tabúes sexuales. En diversas etapas de la historia se ha querido explicar la enfermedad, la creatividad, la agresión, los trastornos emocionales y el surgimiento y desaparición de las culturas en función de la actividad sexual, o bien de prácticas y conceptos sexuales insólitos y desacostumbrados… es posible ampliar y profundizar nuestros conocimientos en la materia mediante el examen de la sexualidad desde una perspectiva biológica, psicosocial, conductual, clínica y cultural. No obstante, al proceder al estudio del hecho sexual desde tan variadas ópticas, hay que tener presente que, en última instancia, el aprendizaje de la sexualidad en todas sus facetas se reduce al conocimiento del individuo y de la intricada naturaleza del ser humano.”

La siguiente definición que presentamos es la de Jeffrey Weeks, quien define la sexualidad como “la forma en que cada persona se construye, vive y se expresa como ser sexual: las maneras en que pensamos, entendemos y expresamos el cuerpo humano. Es una construcción histórica, a la cual la modernidad ha contribuido, de manera que los cambios estructurales influyen sobre las prácticas sexuales, reflejo de la estructura entre lo subjetivo y lo adquirido socialmente. La sexualidad reúne una variedad de posibilidades biológicas y mentales diferentes, no es un hecho dado, sino el producto de la negociación, la lucha y la acción humana.”

A continuación, mostramos la definición proporcionada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la sexualidad: “Es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Como última opción, presentamos la definición de la sexualidad que encontramos en el diccionario de la Real Academia Española: “Conjunto de condiciones anatómicas y fisiológicas que caracterizan a cada sexo. Apetito sexual, propensión al placer carnal.”

La RAE “no nos decepciona”, como siempre es la más anacrónica. Como dicen en España, “las cosas de palacio van despacio” y la RAE es una muestra clara de ello.

En cualquier caso, queremos aprovechar lo mejor que cada una de las definiciones nos ofrecen simplemente para subrayar que la sexualidad es algo pluridimensional, complejo y que vamos construyendo desde el nacimiento. Muchas veces, la sexualidad está bastante determinada por aspectos biológicos, pero también por aspectos sumamente culturales. Se trata de algo que vamos edificando, en distintas dimensiones, a lo largo de nuestra historia, de acuerdo a un sinfín de variables, que se retroalimentan social y culturalmente. Como dice Weeks, “no es un hecho dado, sino el producto de la negociación, la lucha y la acción humana”.

Asimismo, como nos recuerdan Master y Johnson, “lo más importante es que el estudio de la sexualidad puede hacernos más receptivos y conscientes en nuestras relaciones interpersonales, contribuyendo así a incrementar el grado de intimidad y satisfacción sexual en nuestra vida… Constituye una inmejorable preparación para la vida.”

 

21514-espana-mexico_400px conSEXtido es una marca oficial sin fines de lucro. Operado para España y México. Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para conSEXtido® La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro Aviso de Privacidad y Condiciones de uso. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s