Responsabilidad sexual

La salud sexual es un derecho y su garantía, una responsabilidad. Reconozcámoslo, la sexualidad —en su más amplio sentido— está presente en prácticamente todos los ámbitos de la vida. De hecho, la oportunidad de crear vida y tener descendencia, hasta hace poco tiempo sólo era posible con el coito. Hoy día, sería posible el milagro de la Virgen María. Es decir, sería perfectamente posible para una chica, no sólo concebir manteniendo su virginidad, sino también conservarla tras el parto. Ahora bien, si alguien se presta a ello para luego jactarse de su virginidad, tiene un problema y la invitamos a consulta.

En cualquier caso, el punto que queremos resaltar es que a pesar de que es indiscutible la influencia y la presencia de la sexualidad en nuestras vidas, la tendencia es a eludir su presencia. Nos aferramos a creer que la vida está esencialmente desprovista de sexualidad. Que es casta y pura.

La negación de la sexualidad es un atentado contra la salud, asumido por grandes sociedades a lo largo de siglos y siglos. La sexualidad forma parte de la naturaleza humana. Aunque la promoción de una salud sexual pueda parecer un lujo a los ojos de algunos sectores de la sociedad, en realidad se trata de algo básico.

Vivimos en el siglo XXI y resulta conveniente para la salud del ser humano que la sexualidad pueda asumirse con total naturalidad. Es imprescindible poder hablar de ello sin tener que justificarse o sentirse culpable. Un arrebato de puritanismo puede resultar muy dañino psicológicamente para cualquiera.

Está claro que el diálogo que se puede establecer al respecto va a variar. Esto dependerá, tanto del mensaje, como del lenguaje que se emplee. Si se sitúa la sexualidad en un contexto negativo, se cae en el error de la marginación. El lenguaje de la marginación llega a herir los castos oídos.

En nuestras manos ésta hacer valer nuestro derecho a disfrutar todo el placer y el gozo que proporciona la actividad sexual. Igualmente, en nuestras manos está garantizar la salud sexual propia y ajena.

En el campo de la salud, el siglo XX será recordado entre otras cosas por el invento de la píldora anticonceptiva, pero también por la irrupción del sida. Tras varias décadas luchando contra éste, sigue causando estragos por todo el mundo. Muchos de éstos son evitables. Es por ello importante que pongamos todos los medios de nuestra parte para que el ejercicio de la sexualidad sea libre, responsable, sano, seguro… pleno.

Alentamos el disfrute de la actividad sexual y a actuar responsablemente. Asegúrate de que siempre sea realizada de forma sana, segura y con respeto a la otra persona, a nuestra propia persona. El consentimiento es esencial, no nos cansamos de repetirlo. Si tienes dudas, infórmate, como harías con cualquier otro aspecto de la salud. Recuerda que siempre se disfruta más cuando todos están contentos con lo que se está haciendo.

 

 

21514-espana-mexico_400px conSEXtido es una marca oficial sin fines de lucro. Operado para España y México. Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para conSEXtido® La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s