¿Cuántas ganas? O, ¡cuántas ganas!

¿Qué es el deseo sexual? Es la motivación para participar en una actividad sexual, solos o acompañados (1). La motivación tiene grados… a todos nos gustan los helados ¿no?, pero ¿siempre quieres comerte uno, todo el tiempo, las cuatro épocas del año, 24/7? No, ¿verdad? Pues igual con el sexo, hay muchos factores que afectan e influyen en la motivación para tenerlo.

Es importante tener en cuenta esto en pareja, porque ¡vaya por dios! ¡llevo persiguiendo a mi novio todo el mes y NUNCA le apetece… ¿ya no le pongo? ¿querrá cortar conmigo? Uy, frena amigo, la compatibilidad en el deseo sexual no siempre es automática, hay veces que se necesita cuidado y conciencia para llegar a un equilibrio.

Igual que cada persona pasa por distintas etapas de deseo, la pareja en sí también tiene períodos. Por ejemplo, cuando pasamos por una etapa vital agradable, positiva, con tiempo libre y relajada, las ganas de hacerlo suben como la espuma. En cambio, si vives tiempos de estrés y presión, tienes menos ganas porque A) tienes la cabeza en el agobio, y B) el pensar que “tienes” que follar con tu pareja, te agobia más. ¡Cuidado, se acerca un bucle de sequía…!

Sin embargo, esto no significa que tu pareja no te quiera o ya no le atraigas, o cualquier pensamiento irracional que se te pase por la cabeza… Sólo se trata del deseo sexual, de escuchar, comunicarnos, hablar y no ceder ante las inseguridades. Si sois una pareja capaz de hablar de la situación, ¡el problema está prácticamente resuelto! Puede que sigas sin follar, sí, pero con la tranquilidad de saber el motivo y no tener rayadas innecesarias. E igual con la persona que por “X” razones no le apetece. El hecho de quitar la obligación de tener sexo sí o sí para demostrar su afecto, puede que le alivie tanto, que pronto vuelva a la carga, sorprendiéndote con una gran sesión de sexo descarga-tensiones. ¿Quién sabe? Sólo necesitas COMUNICARTE y ser empático.

Y en caso de que a tu compañía sexual no le apetezca, siempre te quedarán tus manitas, la imaginación, un buen lubricante, ¡y a volar!

Ahora bien, si NUNCA tienes ganas de mantener relaciones sexuales solo o en compañía… puede considerarse un problema. Y si te inquieta, puedes ponerte en contacto con un profesional para que te ayuden. ¡Todo se solucionará!

¿Has notado que tu interés por el sexo cambia en distintas etapas de tu vida? ¿Cuándo sueles sentir mayor deseo sexual? ¿Cuándo menos? ¿Es similar tu grado de deseo al de tu pareja? ¿Cómo vives la discrepancia?

Sierra, J. C., Díaz, G., Álvarez-Muelas, A., Calvillo, C., Granados, R., & Arcos-Romero, A. I. (2019). Relación del deseo sexual con la excitación sexual objetiva y subjetiva. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica24(3), 173-180.

Autora: Lorena Pérez Romero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s